Written by 3:47 pm Dolor, Síntomas • One Comment

Dolor Crónico – Nuestro cuerpo habla lo que la mente calla

Debemos prestar atención a nuestros dolores y emociones y buscar el mensaje que hay detrás de ellas.
Mujer triste sentada en el piso

Últimamente están saliendo muchos médicos con curas para el dolor crónico sea físico o emocional, relacionadas con la alimentación y la desintoxicación de nuestro cuerpo, principalmente de nuestro sistema digestivo. Hay una gran verdad en el hecho de que desintoxicando el sistema digestivo, muchos dolores y enfermedades mejoran.

Pero hay una parte fundamental que no se habla, y es el hecho de que una persona que carga con un dolor crónico, también carga con un gran herida emocional, y por más que uno siga todos los protocolos, la raíz de esa herida no se está tratando, lo que resulta en una “curación” pasajera.

“El dolor en nuestro cuerpo es una alarma y una invitación para ir hacia nuestro interior, por lo que cuando tratamos los síntomas no estamos de hecho sanando, sino mejorando, y tarde o temprano la misma u otra sintomatología volverá.”

Santiago Jäger.

Hay médicos que presentan detoxes muy buenos por ejemplo para curar una depresión, y afirman que solamente con desintoxicar el sistema digestivo, la producción de serotonina y otros neurotransmisores volverán a su normalidad. Esto claro que es verdad, pero están dejando de lado el mensaje que nos envía nuestro cuerpo y negando la invitación hacia nuestro interior.

Es por eso que nosotros queremos recomendar que aparte de llevar una vida sana en cuanto a la alimentación y el cuidado de nuestro cuerpo, que prestemos atención a nuestros dolores y emociones y busquemos el mensaje que hay detrás de ellas, que conectemos con nuestro cuerpo y con nuestras heridas más profundas para emprender el verdadero camino de sanación, el de conectar verdaderamente con nuestros síntomas, escuchándolos y entendiéndolos.

Los dolores crónicos provienen muchas veces de nuestro niño/a herido/a, ese niño que no fue escuchado, que no fue comprendido, que no fue cuidado, que tiene temor a ser abandonado y rechazado.

Una gran herramienta para escuchar y conectar con nuestro niño herido es la meditación. Hay muchos tipos, pero para esto en particular, recomendamos cerrar los ojos, escuchar una música sonidos tranquilos, respirar largo y tendido con el abdomen, y llevar nuestra consciencia hacia el dolor presente en nuestro cuerpo, y prestar atención a donde nos lleva, qué sensaciones e imágenes nos muestra, a quien nos recuerda, a que momento de nuestra infancia, puede ser una situación muy traumática o puede ser un episodio donde nos sentimos rechazados por alguien importante o no en nuestra vida, donde sentimos que atentaron contra nuestra inocencia y nos sentimos vulnerados.

Si la situación es muy traumática, recomendamos contactar a un profesional de EMDR y/o Brainspotting. Estos dos técnicas son específicamente buenas para tratar el dolor emocional y el estrés postraumático, pero no cualquier terapeuta puede llevarla a cabo, ya que tiene que tener una formación al respecto.

Si te interesa escribinos por privado y podemos recomendarte música y técnicas de relajación, así como profesionales que pueden ayudarte a ir hacia adentro de una forma profunda y sanadora cuando el dolor es muy grande y data de mucho tiempo.

(Visited 246 times, 1 visits today)
Close