Written by 7:05 pm Alimentación, Digestión

El origen principal de la enfermedad

El sistema digestivo no sólo es el «motor» físico del organismo, sino también el centro emocional y la residencia del subconsciente.
Mujer con intestino digital resaltado

Para comprender las razones fundamentales por las que nos debilitamos, envejecemos o caemos enfermos, primero es preciso que entendamos las funciones y las actividades del sistema digestivo. El sistema digestivo no sólo es el «motor» físico del organismo, sino también el centro emocional y la residencia del subconsciente. Si se desea entender y estudiar los fundamentos más determinantes, si bien menos tangibles, de cualquier enfermedad física, conviene incluir los aspectos mentales y emocionales. Aunque cuerpo y mente parecen entidades independientes, cada una con una función completamente diferente, son intrínsecamente un conjunto único y funcionan como una unidad. Todo lo que sucede materialmente en el cuerpo –la alimentación, el metabolismo celular, la eliminación de residuos o el ejercicio físico– ocurre al mismo tiempo en el plano emocional y mental. Por tanto, ninguna experiencia emocional o mental puede ocultarse al cuerpo. 

“El miedo atenazador a la muerte es suficiente para detener al instante la secreción natural de las sustancias anticancerígenas del cuerpo –interleucina 2 e interferón– y para reducir de manera espectacular la producción de las hormonas sanadoras, entre ellas las endorfinas y las hormonas del crecimiento. 

Andreas Moritz

Así, por ejemplo, cuando a alguien se le diagnostica una enfermedad determinada, como un cáncer, y esa persona se toma en serio el diagnóstico, el impacto bioquímico de esa repentina amenaza para su vida (el diagnóstico) puede ocasionarle la muerte. El miedo atenazador a la muerte es suficiente para detener al instante la secreción natural de las sustancias anticancerígenas del cuerpo –interleucina 2 e interferón– y para reducir de manera espectacular la producción de las hormonas sanadoras, entre ellas las endorfinas y las hormonas del crecimiento. Al mismo tiempo, el miedo induce a una respuesta estresante muy fuerte (la cual, a su vez, da pie a la liberación de las hormonas del estrés), que puede durar tanto como el propio conflicto o la amenaza. Ambos cambios de la bioquímica del organismo impiden que el cuerpo se cure por sí solo. Dicho de otro modo, cuando existe el miedo a morir de cáncer o de otra enfermedad que representa una seria amenaza para la salud y la felicidad del individuo, el diagnóstico en sí se convierte en una profecía autocumplida. Lo que la mayoría de las personas no saben es que el diagnóstico de la enfermedad es más dañino que la propia enfermedad. Me complacería que el lector tuviera esto en cuenta la próxima vez que se sienta tentado de averiguar qué no funciona en su propio organismo. 

Lo que se aplica al anuncio del diagnóstico de una enfermedad es también válido para otras situaciones conflictivas, como la pérdida de un ser amado o el final doloroso de una relación. Es importante entender cuáles son las verdaderas razones que explican el trauma emocional y la enfermedad. Cuando se sabe que la enfermedad es en realidad el intento del organismo de acabar con esos factores de conflicto y desequilibrio subyacentes, el miedo a lo desconocido (a lo que realmente es la enfermedad) desaparece y se empieza a colaborar en el proceso curativo en vez de sabotearlo. 

Para la mayoría de las personas, e incluso para la mayor parte de los médicos, los mecanismos que originan el proceso patológico permanecen oscuros. Se sabe muy poco acerca del verdadero origen de las enfermedades crónicas. Podemos ser conscientes de los riesgos que contribuyen a originar la enfermedad que sufrimos, pero el modo en que se manifiestan las dolencias –de la causa al efecto (síntoma)– es algo que se nos escapa, a menos que empecemos a contemplar el cuerpo y la mente desde un punto de vista más holístico, como un todo. Comprender cómo funciona el sistema digestivo y cómo puede provocar una enfermedad física y mental puede constituir una ayuda extraordinaria en nuestro camino a la curación. (Siempre que hablo de dolencia, afección o enfermedad, en realidad estoy hablando de una «crisis tóxica», es decir, de la respuesta natural del cuerpo para curarse de una situación antinatural.) Para que el lector pueda formarse una idea más clara y completa del proceso de la enfermedad, he incluido en el libro algunos de los planteamientos básicos de la medicina ayurvédica, el sistema de atención sanitaria natural más antiguo y completo que existe. Una vez sepamos cómo «crear» la enfermedad, sabremos también cómo revertirla. 

Moritz, Andreas. Los secretos eternos de la salud (SALUD Y VIDA NATURAL) (Spanish Edition) (pp. 173-175). EDICIONES OBELISCO S.L.. Kindle Edition. 

(Visited 165 times, 1 visits today)
Close